El tratamiento de la DA es complejo, y debe adaptarse a cada paciente y situación.

Los objetivos del tratamiento son:

  • Restaurar la función de barrera de la piel

  • Mejorar los eczemas controlando la inflamación

  • Aliviar la picazón

  • Reducir la colonización bacteriana

  • Evitar nuevos brotes

Las estrategias para el tratamiento son:
  • Cuidados diarios de la piel, esto ayuda a restaurar la función de barrera de la piel y a mantenerla. Es la piedra fundamental del tratamiento de esta enfermedad. Deben ser indicados a todos los pacientes independientemente de la gravedad de la enfermedad.

    • Baños cortos, con agua tibia y productos de higiene suaves, adecuados para pieles sensibles

    • Humectación con cremas con pH cercano al de la piel (5.5)

    • Evitar el contacto con sustancias o ambientes irritantes y alérgenos

  • Tratamiento de la inflamación

    • TRATAMIENTOS TOPICOS:
      Son los que se aplican en la piel. Incluyen corticosteroides (esteroides) e inhibidores tópicos de la calcineurina (TCI)

      Son el tratamiento de primera línea de la DA. Deben ser UTILIZADOS UNICAMENTE BAJO PRESCRIPCIÓN MÉDICA. Estos medicamentos se aplican en el área afectada de la piel para ayudar a aliviar el enrojecimiento y la picazón.

      Consiguen un control muy satisfactorio del brote en la inmensa mayoría de los casos.

      Existen distintos tipos de corticoides, con diferente potencia y formas de presentación. Por eso es muy importante que la indicación para su uso sea realizada por un especialista, que elija el medicamento adecuado para cada situación. No deben ser utilizados por períodos prolongados.

      Los inhibidores tópicos de la calcineurina (TCI) son medicamentos no esteroideos que se aplican a las partes de la piel afectadas por el eczema, funcionan impidiendo que una parte del sistema inmunitario se active y provoque los síntomas de enrojecimiento y picazón. Se pueden aplicar en todas las áreas afectadas de la piel, incluidos los párpados, y se pueden usar durante períodos prolongados de tiempo para controlar los síntomas y reducir los brotes, ya que con ellos, no se han observado los efectos colaterales que presentan los corticoides cuando son utilizados por mucho tiempo.

    • TERAPIA SISTEMATICA:
      Cuando la enfermedad es extensa o no puede ser controlada con tratamientos tópicos, es necesario recurrir a terapias sistémicas o fototerapia.

      En la fototerapia, se utilizan máquinas con tubos especiales que emiten luz ultravioleta B (UVB) de banda estrecha o luz ultravioleta de tipo A (UVA). Estas luces, tienen efectos beneficiosos sobre la piel atópica, ayudan a reducir la picazón y la inflamación, a aumentar la producción de vitamina D y de los componentes de la piel que combaten el sobrecrecimeinto de gérmenes.

      Se utiliza en los casos de eczema que se encuentra extendido o para eczemas localizados (como las manos y los pies) que no ha mejorado con los tratamientos tópicos.

      En pacientes menores de 12 años se recomienda el uso UVB de banda angosta con precaución.

      Los corticoides orales sólo estarían recomendados para ser utilizados en casos rebeldes a los tratamientos anteriores y durante periodos cortos de tiempo, lo que se denomina "terapia de rescate". Su uso prolongado y sin supervisión médica se encuentra asociado a efectos adversos severos, como alteraciones óseas, de los ojos, obesidad, aparición de diabetes y debilitamiento del sistema inmunológico, entre otros. Deben evitarse por todos los medios la automedicación con estos fármacos.

      Si bien no se conoce la causa exacta de la Dermatitis Atópica, se sabe que el sistema inmunológico está involucrado y reacciona de forma exagerada produciendo inflamación, más allá de la necesaria, lo que conduce a síntomas como picazón, enrojecimiento y alteraciones en la función de barrera de la piel.

      Es por ello que inmunosupresores, que ayudan a controlar esta inflamación desmedida, son utilizados para el tratamiento de la dermatitis atópica moderada a severa en niños y adultos.

      Sólo deben ser utilizados bajo indicación y supervisión de médicos especialistas. Los clásicos son la ciclosporina, el metotrexato, la azatioprina y el micofenolato mofetil.

    • TRATAMIENTOS BIOLÓGICOS:
      Estos son un nuevo tipo de tratamientos para dermatitis atópica moderada y severa. Se hacen de las proteínas producidas por células vivas en vez de ser creadas en un laboratorio combinando distintos químicos.

      Los nuevos tratamientos biológicos son:

  • Aliviar la picazón
    Es uno de los desafíos más importantes en esta enfermedad. Los antihistamínicos orales, son clásicamente utilizados para el control de la picazón en diversas enfermedades, pero su uso en DA es controversial. Diversos estudios sugieren que especialmente los de primera generación, que poseen un efecto sedante, son de utilidad en algunos casos en los que pueden ayudar a controlar la sensación de picazón y mejorar la calidad del sueño. Los emolientes, especialmente utilizados con compresas húmedas, pueden ayudar a controlar este síntoma tan molesto.

  • Reducir la colonización bacteriana
    El uso de antibióticos y diversos antisópticos es controversial. Los baños diarios y cortos ayudan en muchos casos a disminuir la cantidad de gérmenes de la superficie de la piel. Hay quienes recomiendan el uso de baños con lavandina muy diluida para el control de la colonización por Staphylococcus aureus, pero en algunos pacientes el efecto irritativo de este limpiador ha sido contraproducente. Existen en la actualidad productos para la higiene de la piel atópica que colaboran en el control de esta colonización.
    Los antibióticos deben ser reservados para los casos de infección.

  • Evitar nuevos brotes
    La restauración y mantenimiento de la función de barrera de la piel es una de las claves para disminuir la frecuencia de los brotes y limitar la duración de los mismos.
    Detectar y evitar el contacto con sustancias irritantes y alérgenos es otra de las estrategias para lograr este objetivo.
    La educación de los pacientes y sus familias es fundamental para poder llevar adelante estas estrategias.
    Existen en muchas Instituciones de salud, grupos, talleres y escuelas de atopia que colaboran en este aspecto.

Encontrá hoy un Médico Especialista

COMENZAR